Páginas

lunes, 9 de marzo de 2015

I Encuentro por la Soberanía


Resumen I Encuentro por la Soberanía, celebrado el pasado sábado día 28 de Febrero en Sardina del Sur, Gran Canaria.

Síntesis del evento:

Combatir la opresión, en todos los ámbitos de actuación, que impidan el desarrollo de Canarias; este fue el lema principal que se dedujo como síntesis de la celebración del I Encuentro por la Soberanía Nacional, tras el debate y puesta en común de reflexiones e intercambio de impresiones de los asistentes al mismo.

En Sardina del Sur, Canarias a 28 de febrero de 2015.

El acto comenzó a las 11,30 horas de la mañana, en los locales de la Asociación de Vecinos de Sardina. En primer lugar se designaron a dos personas para las funciones propias de coordinación de las intervenciones, de exposición previa de los temas a tratar y de recoger en síntesis lo reflejado en la sesión.

En primer lugar, un representante de la Comisión Organizadora agradeció a la Asociación de Vecinos de Sardina del Sur su colaboración al ceder sus locales para la celebración del encuentro. Se comenzó informando de las comunicaciones recibidas, tales como las de Don Francisco Javier González, de la Gomera, de Don Carmelo Hernández, miembro de la Mesa de Internacionalismo de Alternatiba, del País Vasco, del Director de la Revista Tuzdín, revista de los alzados canarios y de los compañeros de la isla de La Palma, Miguel y Pedro José Dutinmara Awarita, todas ellas en la línea de llamada a la unidad en la acción, de frentes amplios por quienes se sienten integrantes de un mismo pueblo, el Pueblo Canario, para derrotar a la maquinaria del Estado Español empeñada en silenciar nuestros orígenes, nuestra historia, nuestra cultura y nuestra identidad, y de avanzar pasos hacia la liberación nacional, que indefectiblemente, van unidos a la liberación social, individual y colectiva como pueblo diferenciado.

Antes de comenzar la sesión se propuso por un miembro de la Comisión Organizadora la introducción de un nuevo punto a desarrollar, la defensa del establecimiento de un Estatuto o Ley de Residencia en Canarias que regule la condición jurídica de "canario" y "residente", limitando y regulando con plenas competencias para el Archipiélago, la circulación de mano de obra, sin ningún tipo de discriminación y sin menoscabo del desarrollo de los principios de solidaridad e internacionalismo y de la defensa de la cohesión e integración social, con especial defensa de los más oprimidos y desfavorecidos; todo ello en base a la capacidad de carga del territorio y de la calidad de vida, cuestión que fue aceptada por unanimidad de los asistentes.

Los cuatro primeros puntos del programa de la sesión se trataron con gran profundidad, no así en cambio el resto de los cincos puntos, dado el horario previsto para la sesión, para los cuales solo se realizó una valoración y análisis de forma conjunta.

Del debate y de las distintas intervenciones se constató la debilidad actual del Movimiento de Liberación Nacional de Canarias, de la necesidad de alianzas y apoyos internacionales, de una mayor relación con el resto de los territorios de la Macaronesia, de la necesidad sumar, de hacer pueblo, de todas las organizaciones políticas, colectivos y personas a nivel individual que están trabajando en Canarias en pos de su soberanía, de la creación en definitiva de un Bloque Nacionalista que detente la cara del Movimiento de Liberación, que establezca con claridad una hoja de ruta y que permita una democracia más participativa.

En relación con la Resolución 1514 de la organización de las naciones unidad, ONU, de 14 de diciembre de 1.960, que reconoce la libre determinación de los pueblos, en el ejercicio libre del derecho de autodeterminación, los asistentes reconocieron que para realizar esta reivindicación hace falta tener legitimidad. ¿Quién lo solicitaría?, porque también dicha resolución indica en su apartado 6º, que todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional, y la integridad territorial de un país, se supone que la del Estado Español, es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, con lo cual para desbordar estos corsé se necesita que o bien el Movimiento de Liberación Nacional de Canarias obtuviera la mayoría absoluta en el Parlamento de la mal llamada Autonomía de Canarias o bien el pueblo lo desbordara con sus movilizaciones o firmas que representaran una mayoría cualificada, por ejemplo como mínimo más del 50% del censo electoral de Canarias, reivindicando dicho derecho internacional.

Para ello se propuso entre otras la potenciación del sindicalismo nacionalista y de clase canario, la utilización de un lenguaje más didáctico para la explicación de la reivindicación de la independencia para Canarias, la aportación de datos de estudios, cifras y proyectos que la avalen, para que sirva de argumento ante y entre la población canaria, ante las clásicas preguntas, ¿porqué y para qué, la independencia de Canarias? o ¿de qué viviríamos, al tener el archipiélago una economía totalmente dependiente?; en definitiva acciones que impliquen elevar la conciencia de nuestro pueblo para romper el yugo del capitalismo y del colonialismo del Estado Español, así como conocimiento en el exterior del Movimiento de Liberación Nacional Canarias.

En referencia a la economía canaria se puso especial énfasis en el Régimen Económico y Fiscal de Canarias, que ha sido y seguirá siendo un auténtico expolio y saqueo de las arcas públicas, mecanismo que solo ha servido para la especulación, para el aumento de la precariedad, de la pobreza de nuestro pueblo y de mayor dependencia del exterior, haciéndose especial mención al Régimen Específico de Abastecimiento (REA) y a la Reserva de Inversiones para Canarias (RIC), auténticos motores para la compra de la mal llamada burguesía canaria, que han impedido la diversificación de la economía canaria, la creación de empleo, la investigación, innovación y desarrollo para el beneficio de nuestro pueblo. Asimismo se propuso como necesaria la creación de una Agencia Canaria de Administración Tributaria con competencias para la recaudación de todo tipo de impuestos y para la fiscalización de movimientos de capitales.

Se planteó la necesidad de un nuevo modelo energético, basado fundamentalmente en las energías alternativas, dado que Canarias cuenta con bastante viento, con sol, energía por el movimiento de las olas del mar, así como geotermia. Dada las características de las Islas Canarias, como territorio aislado, también se citó como muy importante el reciclaje de basura, tanto para generación de energía como de aprovechamiento de materiales; todo ello en pos de consecución de una mayor eficiencia energética y de creación de riqueza. En este punto se mostró el rechazo a las prospecciones petrolíferas y a la introducción del gas para la generación de electricidad, a través de la construcción de dos grandes regasificadoras, una en Tenerife y otra en Gran Canaria. Enlazado con dichos proyectos también se mostró el rechazo a la introducción de trenes para la solución del transporte y movilidad en las islas, proyecto inviable y costoso en su mantenimiento, amén de más destrucción del territorio, una vez analizados sus trayectos.

A continuación se instó a la necesidad de establecer políticas y estrategias de producción de alimentos en Canarias, con un solo fin conseguir decidir en Canarias el derecho a la alimentación, frente al acaparamiento de los alimentos y su distribución por las transnacionales, en la línea de consecución de la Soberanía Alimentaria, haciéndose especial mención al fomento de la agroecología, como creadora de empleo y generación de riqueza real, con un nuevo modelo de obtención técnico-productivo, ambiental y sociocultural. A la defensa de los servicios públicos, como garantes de la igualdad y de la cohesión social, al establecimiento de nuevos mecanismos de relaciones laborales que implicasen el reconocimiento de la soberanía de las instituciones y agentes sociales en Canarias, con instrumentos jurídicos, políticos y administrativos propios, al establecimiento de un Estatuto o Ley de Residencia en Canarias, como marco regulador en base a la carga del territorio, a luchar ante los organismos internacionales para la declaración de Canarias como territorio o plataforma de paz y a su desmilitarización, a la potenciación de la Cultura Canaria, en el marco de su historia abierta y mestiza, y a la recuperación y defensa de su patrimonio histórico y natural.

Al finalizar la reflexión en conjunto de los últimos cinco puntos del programa previsto para la sesión, uno de los asistentes intervino para citar que para llevar a cabo cualquiera de las políticas transformadoras de la actual realidad canaria era ineludible tener el poder político; ya que sin el mismo nada de esto se iba a permitir a los canarios, por lo cual el meollo principal es la conquista del poder político. También intervino para indicar que la propia sesión ya denotaba en si mismo grandes carencias, ya que la participación había sido menor que la deseada, así como la no participación de la mujer. En dicha línea tanto la Comisión del Encuentro como los asistentes realizaron una autocrítica en especial en el caso de la mujer, ya que sin la presencia de la mujer ningún cambio será real en Canarias o no se podrá realizar.

En general sobre el término o tema de la Independencia de Canarias, de la construcción de un nuevo Estado, se indicó que había que vencer la indiferencia de gran parte de nuestra población, bien por desconocimiento, aculturación o por falta de análisis de la realidad. Dada la escasa reacción de la población canaria, había que hacer aflorar con mayor énfasis el estado de emergencia y panorama social de nuestro archipiélago, con más del 35% de la población bajo el umbral de la pobreza, con listas de esperas quirúrgicas de más de 25 mil personas, con listas de espera por especialidades médicas de más de 19 mil personas, con miles de personas pendientes de ayudas de dependencia, en las que ya hay más de 23 mil receptores de estas ayudas, con un abandono y fracaso en la educación de casi el 32 por cierto del alumnado, por encima de la media europea situada en el 12 por ciento y con un paro registrado y no real de más de 260 mil personas, casi un 32 por ciento de la población activa.

En relación con la situación de emergencia social, se indicó que se hacía más necesaria que nunca la confluencia de los sectores populares y de las distintas corrientes ideológicas y políticas empeñadas en la liberación social y nacional, sin excluir a nadie, debiendo ser la izquierda ideológica y política la que tiene que conformarse como fuerza capaz de liderar el proceso de emancipación de nuestro pueblo. En esta línea uno de los intervinientes citó que ante esta situación de emergencia social había que combatir la opresión, en todos los ámbitos de actuación, que impidan el desarrollo de Canarias, intervención que nos ha servido como resumen o lema final o síntesis de la celebración de este I Encuentro por la Soberanía Nacional de Canarias.

Siendo ya las tres y media de la tarde y como final de la sesión, se valoró por parte de los asistentes la necesidad de este tipo de encuentros y su continuidad, que no tendría que estar supeditada a encuentros anuales sino a la realidad concreta del archipiélago en cada momento; en esa línea uno de los asistentes informó que ya un colectivo nacionalista de la isla de Tenerife había informado de su interés en celebrar el II Encuentro por la Soberanía de Canarias en los próximos meses.

Un saludo cordial.
La Comisión Organizadora del I Encuentro por la Soberanía Nacional de Canarias.
¡¡VIVA CANARIAS LIBRE Y SOCIALISTA!!

www.mageccanarias.info

No hay comentarios:

Publicar un comentario